La cicatriz de la cesárea

cicatriz, cesárea

La cesárea y la cicatriz… hoy os voy a contar bajo mi experiencia todo lo que sé y todo lo que he aprendido, y espero que os sirva. La ginecóloga me explicó que mi parto sería por cesárea ya que una de las bebés estaba encajada y otra estaba completamente al contrario y era lo más seguro para las tres, para mí y para los bebés, el parto natural lo consideraban un riesgo y por tanto la única opción era por cesárea.

La preparación del parto por cesárea

Además de los nervios porque se acerca el gran día me vino a la cabeza cómo quedaría mi cuerpo con esa cicatriz. Supongo que alguien puede pensar que en ese momento estar pensando cómo podría quedar mi cuerpo y la cicatriz es algo frívolo, pero creo que igual que yo lo pensé, puede haber muchas madres que también lo piensen y se pregunten cómo queda el cuerpo tras un parto por cesárea y cómo es la cicatriz.

El parto fue bien y no me enteré de nada, y después de dos años os puedo contar que la cicatriz queda un poco por debajo de las braguitas, así que casi nunca se verá, por no decir nunca, aunque aún así hay que cuidarla y por supuesto tener mucho cuidado de que no se infecte. En mi caso, por dentro no recuerdo muy bien cuántos puntos me dijeron que tenía pero por fuera tenía siete grapas.

Los puntos y la cicatriz de la cesárea

La primera visita para que te quiten alguna de esas grapas es a los 7 días, aunque en mi caso me dijeron que volviera unos días más tarde porque estaban demasiado frescos. Durante esa semana debes tener especial cuidado con la cicatriz porque mucho de lo que hagas servirá para que quede mejor en el futuro. En mi caso me recomendaron lavar la cicatriz dos veces dos veces al día con suero y después poner un poco de cristalmina para ayudarla a secar y desinfectar.

Puede que en vuestro caso vayáis a la consulta de enfermería del ambulatorio y tras 7 días os puedan quitar todos los puntos, o puede como os he dicho que la herida de la cesárea todavía seguía fresca, así que no os preocupéis porque no significa que lo estáis estáis haciendo mal, simplemente vuestro cuerpo necesita más tiempo.